En el año 1984, bajo la gerencia del Dr. César de Hart, la familia Pinto decide vender la empresa Palmas Oleaginosas Hipinto a los nuevos inversionistas, el antioqueño Hernán Osorno y su familia, quienes eran los dueños de la empresa de refinación de aceites vegetales Gravetal S.A.

error: El contenido está protegido !!