Le apostamos a una palmicultura sostenible para la descarbonización del sector palmero

En un esfuerzo por promover la sostenibilidad y reducir su huella ambiental, Palmas del Cesar ha implementado el modelo de economía circular en su cadena de procesos industriales. Un enfoque que permite reconocer el valor de los residuos industriales como recursos renovables, marcando un hito en la compañía y allanando el camino hacia un futuro más verde y responsable.

“Las piscinas», como se conocen habitualmente, han pasado de ser un Sistema de Tratamiento de Aguas Residuales Industriales (STARI) a convertirse en una Planta de Producción de Biogás. Donde no se busca únicamente mejorar la calidad de los vertimientos industriales, sino también, aprovechar la generación de su producto clave, el biogás; cuya producción es el resultado de un proceso de degradación de la materia orgánica por acción de unos microorganismos presentes en este sistema. Este biogás, compuesto en un 55% por metano (CH4), representa un recurso valioso que puede ser utilizado para múltiples fines, desde la mitigación de los gases de efecto invernadero hasta la generación de energía eléctrica.

En congruencia con los pilares corporativos de Palmas del Cesar, se ha puesto en marcha el proyecto de carpado de biodigestores, un proyecto que busca capturar el biogás producido para posteriormente utilizarlo como generador de energía eléctrica. Esta iniciativa, que comenzó en enero de 2023, representa un paso significativo hacia la consecución de estos objetivos.

El proceso se ha dividido en tres fases estratégicas. La primera fase implica la captura, conducción y quemado de biogás en una antorcha industrial, un paso transitorio que permite reducir las emisiones del metano. Al ser quemado el metano del biogás, se transforma químicamente en dióxido de carbono (CO2), un gas 21 veces menos contaminante que el metano. La segunda fase del proyecto involucra un proceso de certificación de la Planta de Biogás, en la que surge el concepto de Bonos de Carbono, un mecanismo de compensación creado como acción de respuesta conjunta de 37 países industrializados y la Unión Europea para lograr reducciones de los gases de efecto invernadero en el mundo; en el que un bono de carbono es equivalente a la mitigación de una tonelada de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

En el caso de Palmas del Cesar, se tiene un potencial de generación de 46.000 bonos de carbono, eso quiere decir, 46.000 toneladas de CO2 dejadas de emitir a la atmósfera que se logrará en la etapa de quemado del biogás. Lo cual, nos permitirá ingresar al mercado mundial de venta de bonos de carbono donde compañías mayoristas de distribución de combustible, de transporte aéreo y terrestre que generan muchas emisiones de gases de efecto invernadero, están solicitando la compra de estos bonos para sanear sus emisiones a la atmósfera.  

Finalmente, la tercera fase del proyecto se concentra en la generación de energía eléctrica, donde el biogás, a diferencia de ser solamente quemado en una antorcha industrial, se conduce a una planta de limpieza y posteriormente a un quemado dentro de un motogenerador para la generación de energía eléctrica, que nos abastecerá con la energía requerida y los excedentes serán vendidos a la RED externa.  De tal forma que el proyecto de Biogás de Palmas del Cesar no solo le apuesta a la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero, sino también a la venta de bonos de carbono en el mercado mundial y la venta de excedentes de energía producida de manera sostenible. Este enfoque integral demuestra el compromiso de la empresa con la sostenibilidad ambiental, además de establecer un ejemplo inspirador para otras comunidades y empresas en la región como modelo de imagen corporativa.